LA ABUNDANCIA ECONÓMICA

 

Enero es, por excelencia, uno de los meses del año más temidos por muchos. Las fiestas de Navidad, los regalos, las cenas con amigos y familiares, las rebajas… todo parece juntarse en el mismo momento, ¿verdad? Si tú también te sientes agobiado/a por estas fechas, si tienes miedo de no llegar a fin de mes o si la falta de liquidez en tu cuenta bancaria te genera ansiedad, ¡estás en el lugar indicado!

Como te decía en mi anterior artículo, este año me he propuesto ayudarte a que trabajes algunos de los grandes obstáculos que te impiden ser feliz. Y, en esta ocasión, para inaugurar nuestros propósitos de año nuevo, vamos a hablar de dinero. Sí, sí, como lo oyes. Hoy quiero mostrarte que existe otra forma de relacionarte con el dinero y, para ello, voy a compartir contigo algunos de los secretos detrás de la abundancia económica. ¿Te interesa? ¡Pues vamos a ello!

EL MIEDO A LA FALTA DE DINERO

El dinero es, sin duda, uno de los inventos del hombre que más miedo genera. O, mejor dicho, es la falta de dinero la que desata nuestras peores pesadillas. Lo curioso es que, la mayoría de las veces, se trata de un miedo irreal. Quiero decir, no sentimos miedo porque -de verdad- nuestra cuenta bancaria esté en números rojos, si no que es nuestra mente la que comienza a fantasear mucho antes siquiera de vernos en esa situación.

Recuerda que la mente es igual de poderosa para lo bueno que para lo malo. Si alimentas tu mente con pensamientos negativos, acabarás por atraer a tu vida situaciones muy difíciles. Por el contrario, si te acostumbras a utilizar afirmaciones positivas a lo largo de tu día, verás como tu realidad se llenará de luz y prosperidad.

Y, si todavía dudas sobre el poder de los pensamientos, te invito a que realices un pequeño ejercicio: recién levantado/a de la cama, sitúate frente al espejo del baño y, mirándote a los ojos, repite en voz alta: “no vales nada”. ¿Cómo te quedas? No lo harías nunca, ¿verdad? ¡Claro que no!

La mente es como una esponja y lo absorbe todo… así que, ¡no tientes a la suerte! A partir de ahora, deja tus miedos e inseguridades a un lado y comienza a confiar en la vida y, sobre todo, en ti mismo/a.

PORQUE TÚ TE LO MERECES

Como ya he comentado en otras ocasiones, en la vida existen dos emociones fundamentales: el amor y el miedo. Y, la libertad, ese gran anhelo del ser humano, tan solo se consigue a través del amor, nunca del miedo.

Y, para potenciar todo el amor que hay dentro de ti, lo primero que debes saber es que te mereces tener dinero. Pero, ¡debes creértelo! Hazme caso, puede parecer muy simple a primera vista pero, si no lo haces, si no logras convencerte de que mereces toda la abundancia económica que el mundo puede darte, el dinero se te acabará yendo de las manos. No importa si tienes mucho o poco, la vida acabará por quitártelo. Porque, si no crees que mereces ser rico/a, ¿por qué ibas a serlo?

Obviamente, no te voy a negar que hay algo de lógica detrás del miedo a no tener dinero. El dinero es libertad, es comida, es ropa, es un techo bajo el que vivir. No obstante, debes entender que la vida es abundante por naturaleza. Y, si no te lo crees, tan solo has de mirar a tu alrededor: observa la inmensidad del cielo, las nubes, los ríos, los bosques… ¡la vida y la abundancia brota en cada rincón!

Lo que pasa es que, cuando nos convencemos de que no tenemos dinero ni posibilidades de conseguirlo y que estamos destinados/as a vivir una vida de escasez económica, entonces pasamos a convertirnos en víctimas. Y, aunque no sea políticamente correcto decirlo, ir de víctima por la vida mucha veces sale rentable porque te permite eludir muchas de las responsabilidades que te corresponden como ser humano. Así que, la próxima vez que te escuches diciendo eso de: “no tengo dinero”, párate un momento y analiza si no es en realidad una excusa para evitar tomar acción en tu vida.

Dinero y consciencia no tienen que estar reñidos. Encuentra tu equilibrio a través del amor y atraerás abundancia a tu vida.

 

CONECTA CON LA ABUNDANCIA

Pero, ¡basta de lamentaciones! Vamos a conectar con la abundancia que nos aguarda ahí fuera. Y, para ello, a continuación, te voy a regalar la consigna más valiosa que escucharás jamás: vive desde el amor.

Cuando amamos lo que hacemos, cuando nos escuchamos y confiamos en nuestra capacidad para generar dinero, atraemos la abundancia a nuestra vida. No obstante, esto no significa que todo vaya a ser un camino de rosas. Recuerda que la vida quiere que aprendas tus lecciones y, si para ello necesita ponerte algún que otro obstáculo delante, no dudes que lo hará. Pero, tampoco dudes de que el universo nos sostiene y que, por muy mal que vayan las cosas, tú tienes el poder de decidir con qué actitud te enfrentas a cada situación.

Si eres de los que me siguen y conoces mi historia de superación, ya sabrás que Libertad Cuántica fue la clave para sanar mi relación con el dinero. No obstante, cada persona es diferente y, por ello, te animo a que encuentres el camino que más se adapta a ti. Yo, por mi parte, pongo a tu disposición esta maravillosa herramienta y me comprometo a acompañarte a lo largo de tu proceso personal. Además, recuerda que la formación en Libertad Cuántica no sólo te ayuda a reconciliarte con el dinero a nivel personal, sino que, es ideal para aquellas personas que deseen llevar sus negocios o proyectos emprendedores al siguiente nivel.

CLAVES PARA INICIAR TU PROCESO SANADOR

Y, para cerrar este artículo sobre el primero de los objetivos de este año, me gustaría recapitular algunas de las claves más importantes que deberás tener presente durante tu proceso de sanación con el dinero y reconciliación con la abundancia:

  1. Liberate de tus miedos y creencias sobre el dinero
  2. Acéptalo todo (lo que tienes y lo que no)
  3. Responsabilizate de tu situación
  4. Da gracias a la vida por lo que tienes
  5. Vive (piensa, siente y actúa) siempre desde el amor

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo con aquellas personas a las que crees que podría ayudarles en su camino de autoconocimiento y sanación interior. Y, si te has quedado con alguna duda o deseas profundizar en alguno de los aspectos de los que hablo, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de mi página web.

Como siempre, un placer compartir este ratito contigo.

Un saludo, Sami Osorio.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *