DEPENDENCIA EMOCIONAL

¿De dónde nos viene la dependencia emocional?

Desde niños hemos aprendido a depender de todo aquello que nos rodea… La televisión, la novia o el novio, mamá y papá, los hijos… Una casa mejor, un coche, un trabajo, el dinero, el amor, los amigos… Incluso, de nuestro armario de ropa, ir de compras, el café o la cerveza que nos tomamos en el bar…

¡Disfruta de lo que tienes, no lo conviertas en una necesidad

y disfruta del camino a realizar tus deseos!

Cada uno de nosotros hemos creado nuestra propia dependencia emocional a aquello que nos hemos acostumbrado a tener. Pero también a aquello que nos ha faltado en nuestra infancia.

Por ejemplo, si mamá trabajaba mucho y no me hacía caso, buscaré a alguien que me preste esa atención, creando una dependecia emocional. O si papá no prestaba atención a mis esfuerzos, crearé una dependencia emocional con alguien que reconozca todo aquello que yo hago.

Por otro lado, si me faltó sustento, seguramente trataré de ahorrar encarecidamente para que nunca me vuelva a faltar.  Finalmente, si me he acostumbrado a desahogarme con mis amigos durante la cervecita del viernes, no soportaré la idea de que esa situación cambie…

Esto demuestra que, por inconsciencia colectiva, tratamos de controlar la situación y no nos damos cuenta de que “el problema” está en nosotros. Es decir, en nuestros bloqueos emocionales, en el mensaje o la vibración que le estamos enviando al universo.

Somos responsables de nuestra propia realidad
¿A qué demuestras dependencia emocional?
  1. ¿Cómo podemos tener dinero si ahorramos todo y, cada vez que lo gastamos le mandamos al universo un mensaje de miedo? Cuando lo ideal sería gastarlo con pasión y mandarle un mensaje de abundancia para que nos envié más.
  2. ¿De qué manera podemos amar a una persona si buscamos alguien que cubra nuestras necesidades o carencias? Lo maravilloso sería buscar a una persona con la que fusionarme y darme yo ese amor a mí mism@.
  3. ¿Cómo podemos estar bien, fluir y atraer cosas bellas a nuestro entorno si huimos de nuestra realidad? Dependiendo, por ejemplo, de la cervecita del viernes para ser felices…
Ha llegado la hora de que seamos responsables.

Esto significa aceptar que somos nosotros los que hemos creado esta realidad. Por lo tanto, que somos seres creadores y que recibimos la vibración que emitimos. Así pues, no podemos depender de las cosas y mucho menos de las personas para ser felices.

Somos conocedores de toda esta realidad… Aún más, somos conscientes de que nosotros la creamos… Y, sobretodo, vemos que no estamos siguiendo el camino de nuestro corazón… Sin embargo, seguimos atrapados en dependencias emocionales.

En definitiva, aquello que no te deja ser en “ESENCIA”. Aquello que te impide disfrutar de la belleza de tu creación y, por lo tanto, aprender de lo que, por así decir, no es tan bello.

Disfrutar de cada día, sonreírle a la vida, amarnos, aceptarnos y ser fieles a “LA ESENCIA DE NUESTRO SER”.

Vivimos en un mundo mágico, donde todo se crea por cada uno de nosotros, donde cada situación que se crea a nuestro alrededor es un nuevo aprendizaje, es una nueva lección, es una señal al siguiente paso, solo debemos conectarnos con la esencia del amor, de nuestro corazón, de nuestro espíritu, para conseguir hacer MAGIA, para ver un cambio de realidad y para descubrir el verdadero sentimiento de la felicidad… ¡Atrévete a dar el primer paso!

¡Compártelo para que más personas puedan liberarse de sus dependencias emocionales!

Y si quieres conectar con tu esencia, te dejo este vídeo sobre Cómo conectar con tu Alma

Con Amor

Sami Osorio de Libertad Cuántica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *