Estas son las claves para lograr el equilibrio en pareja

Hallar el equilibrio en pareja puede ser muy difícil cuando confundimos vivir en Amor y dar desinteresadamente con olvidarnos de nosotros mismos por los demás. ¿Eres una persona que suele cuidar de su pareja más que de sí misma cuando se enamora? Entonces te interesará este artículo en el que hablamos de las claves para hallar el equilibrio en las relaciones de amor.

Pero antes de empezar te recomendamos que leas este artículo sobre cómo amarse a uno mismo y este sobre cómo tener relaciones de pareja sanas. ¡Esos dos artículos son los pilares para hallar el equilibrio en pareja! Y es que sin autoestima y sin una relación que realmente nos nutra lo mejor que podemos hacer es estar solos y, cuando hallemos nuestro centro, ya sí buscar el amor. Bien, ¡vamos allá!

¿Qué ocurre cuando nos ocupamos de los demás más que de nosotros mismos?

Las personas que buscan vivir desde el amor saben que dar sin esperar nada a cambio es algo hermoso. Sin embargo, poner ciertos límites del amor también es positivo si notamos que nos estamos desgastando. 

Imaginemos que una pareja, al tener hijos, ha decidido que uno de ellos se quedará en casa mientras que el otro trabaja. Parece que ambos están de acuerdo, sin embargo, la persona que va a renunciar a su trabajo no siente que realmente sea su camino, pero hace este “sacrificio” por su familiar.

Cuidar de los hijos mientras nuestra pareja trabaja puede ser una manera de estar en equilibrio, siempre que eso sea lo que deseamos. Si no lo es siempre podemos expresarlo y así liberarnos de la carga de energía negativa que estamos generando.

Y por ello ocuparse de los demás y dejarnos de lado, aunque pensemos que es un acto de amor desinteresado, realmente nos aleja del camino del Amor y nos llena de miedos y preocupaciones.

Diferenciar el !dar sin esperar nada a cambio” del “martirio”

El martirio es la distorsión de la percepción del camino positivo: cuando damos demasiado de nosotros creyendo que esa es la manera de vivir en Amor. Es muy importante diferenciarlo, entonces, de dar sin esperar nada a cambio.

¿Y si el martirio se debe a alguna herida que estamos ignorando?

A veces sacrificarnos por los demás es síntoma de que estamos ignorando nuestros propios problemas, especialmente cuando hablamos de parejas. Párate un momento a pensar: ¿estás intentando rescatar o ayudar a tu pareja porque sientes que no eres capaz de ayudarte a ti mismo/a?

A muchas personas les ocurre: se vuelcan en el papel de ayudadores y se olvidan de sí mismos. Esto tampoco es vivir en Amor, pues hacerlo significa no darnos cariño, dejarnos en segundo plano.

Puedes hablar de este tema con tu pareja, si sientes que es alguien bueno para ti y que vuestra relación es sana. Al fin y al cabo, nuestras parejas son también nuestros maestros; son el reflejo de nuestros deseos, nos ayudan a ver lo mejor y lo peor de nosotros mismos y, si nuestros caminos están alineados, también nos ayudan a crecer y evolucionar.

¿Por qué nos sentimos culpables si cuidamos de nosotros mismos?

Esta pregunta nos la hacen mucho en la Escuela de Libertad Cuántica. Sami nunca se cansará de decir que cuidar de nosotros mismos es el mayor acto de amor que podemos hacer.

A la sociedad se le ha metido en la cabeza que las personas que cuidan de sí mismas y ponen límites son egoístas. Nada más lejos de la realidad: el camino positivo, el camino del amor, también pasa por el amor a uno mismo y a los demás, pero no por el martirio. 

Si te sientes culpable cuando pones límites, dices que no o sientes que necesitas más tiempo para ti, hay algo dentro de ti que necesita sanar. 

¿Cómo puedes sanarlo? Puedes practicar el amor propio. También te proponemos este ejercicio:

Cada vez que sientas que tienes que poner límites, di que no, pero empieza a hacerlo con cosas pequeñitas. Por ejemplo: si tu pareja te pide que hoy no vayas a tomar algo con tus amigas porque quiere estar contigo pero sabes que hace mucho que no las ves; di que no (desde el amor). Si esto no te parece lo suficientemente pequeñito, hay otras maneras de aprender a decir que no. Por ejemplo, si en una tienda un dependiente intenta que compres ese perfume de dos euros cuando estás pagando tus productos pero sabes que no lo quieres, di que no.

Decir que no tampoco significa dejar a nuestros seres queridos de lado; di que no siempre que sientas que tu alma se agita cuando le piden algo. Escuchándote sabrás cuando hacer algo por alguien será nutritivo y bueno para ti, y cuando no lo será.  Por supuesto, recibir sin dar nada a cambio tampoco es ser amoroso. 

Vivir en equilibrio en pareja no es difícil

Para vivir una vida amorosa plena la clave está en hallar el equilibrio entre nuestro cuidado personal y el de la pareja. Eso pasa por amarnos a nosotros mismos, entendernos mejor, no dar esperando recibir algo a cambio y tampoco sacrificarnos por los demás.8

Si este post ha resonado contigo déjanos tus impresiones en los comentarios. Nos encantaría saber qué es lo que has sentido. 

× Escríbeme